2016, marcado por muerte de emblemas de la música

La muerte de figuras emblemáticas como David Bowie, Prince y Juan Gabriel, marcó la historia de la música este 2016, pero no todo fue tragedia y tristeza, pues mientras unos se iban, otros regresaron a la escena con lanzamientos inesperados que causaron sorpresa y alegría entre el público, como fue el caso de Radiohead y The Rolling Stones.
Apenas comenzaba 2016 cuando el mundo del rock se vistió de luto por el fallecimiento de David Bowie, el 10 de enero, tan solo dos días después de su cumpleaños número 69 y del lanzamiento de su disco “Blackstar”.

Al enterarse, una multitud de fans de todas las edades se dieron cita en el barrio de Brixton, Londres, lugar de nacimiento del músico, para depositar flores y mensajes frente al enorme mural de “Ziggy Stardust”, y entornar los éxitos que lo hicieron famoso.

En este sentido, David consideraba que la información se esparce fácilmente en las redes sociales y comienza a circular por Twitter, Facebook, Instagram, entre otros, haciendo que se multipliquen los devotos de figuras como esta.

“Si bien es cierto que las redes son la forma más fácil de compartir la muerte de personas públicas, también es de reconocer que los artistas que se fueron este año tuvieron la capacidad de reunir a diferentes generaciones”, acotó.

Lo anterior es notorio en el impacto de algunas muertes, como en el caso de Juan Gabriel. Tras su fallecimiento, el 28 de agosto, se generó una fuerte reacción entre los usuarios de Twitter, quienes convirtieron el nombre del cantautor en tendencia principal durante poco más de seis horas.

Posteriormente, sus cenizas se trasladaron al Palacio de Bellas Artes para recibir un homenaje póstumo. Al lugar acudieron cerca de 600 mil personas para dar el último adiós a “El Divo de Juárez”.

El especialista opinó que la conmoción entre el público se debe al fallecimiento en sí de los músicos, como una parte natural del sentimiento de pérdida y tragedia, especialmente si es fan. Cosa aparte es sumarse al espectáculo que se ha creado en redes sociales.

“Pareciera obligatorio dejar por sentado en tus diferentes cuentas que estás dolido por la pérdida de alguien, aunque no lo conozcas, es parte del espectáculo exponer tu dolor y al mismo tiempo se presta para una pugna entre los que publican algo y quienes se indignan por eso. Es como estar en un mercado”.

Agregó que esta reacción de la gente en internet tampoco provoca que se impulse o difunda el legado de algún artista, por lo general, no lleva a que la gente empiece a escucharlo o compre sus discos repentinamente. Una vez pasados los tres días de luto, todo queda en el olvido.

“El legado de estas personalidades queda en quienes lo hicieron parte de su vida cotidiana, los fans los seguirán escuchando, en estas personas es que realmente se lamenta una muerte, no sólo por la desaparición física, sino porque ya no tendrás nueva música de esas personas.

Author: admin
Tags

Deja un comentario